Browse By

¿LOS COREANOS SON FIELES?

La infidelidad en las relaciones sentimentales no escapa de ningún país, pero Corea del Sur supera todas las estadísticas mundiales. El país asiático es el segundo con mayor adulterio del mundo, por detrás de Tailandia, que ocupa el primer puesto. A pesar de que pueda existir el erróneo prejuicio occidental de que los asiáticos son más fieles, se ha demostrado que es justo lo contrario. En una encuesta realizada por el diario Chosun Ilbo, el 63% de las mujeres sucoreanas casadas ha pensado alguna vez en la infidelidad.

Las encuestas nacionales revelaron hace un par de años datos sorprendentes al respecto. El 60% de los hombres han sido infieles a sus mujeres o novias, mientras que el 30% de las mujeres han confesado que también han sacado los pies del plato. Las edades oscilan entre los 23 y los 58 años.

Es por este motivo que desde hace medio siglo existía una ley en Corea del Sur, que castigaba la “infidelidad probada” con hasta 4 años de prisión. Si una de las partes del matrimonio tiene pruebas de la infidelidad del otro (como vídeos o fotografías) puede recurrir a la Corte. Esta ley afectaba a más de 800 personas al año, ya sean relegadas a las autoridades o puestas en libertad bajo fianza. A pesar de la polémica legalidad de la ley, el Tribunal Constitucional la ha declaró en 4 ocasiones (1990,1993, 2001 y 2008) que mantendría la norma, asegurando que “no va en contra de los principios de la libertad ni deja de respetar al individuo”. Para fortuna de los infieles, esto cambió.

La infidelidad es tratada ampliamente en las series coreanas y de otros países, caso de “Bad Girl”, donde los dos protagonistas principales son encarcelados en los primeros episodios por este motivo. Sin embargo, y pese a la amplitud de casos de adulterio, la sociedad surcoreana repudia a quien decide divorciarse, aunque sea a causa de este motivo. Un ejemplo lo tenemos en el drama “You’re the best Lee Soon Shin”, donde la abuela de la familia le pide a la hija divorciada diariamente que vuelva con el ex marido (aunque sabe que éste es infiel).

Las causas de esta amplia infidelidad las encontramos gracias a varias encuestas que se realizan a nivel nacional. Por ejemplo, un hombre de 34 años aseguró que: “Mi madre aprobó a mi esposa en un principio y me dijo que era una buena chica, luego nos casamos y comenzó todo. La vida de un coreano es muy cansada porque la sociedad lo quiere así. Y mi esposa a veces quiere que eso cambie conmigo. Tú sabes, a mucha presión siempre uno busca un respiro”. Pero esto no sólo ocurre entre los hombres jóvenes. Mujeres de 60 años aseguraron serles infieles a sus maridos desde hacía años; las chicas jóvenes por su parte consideran que la infidelidad es normal teniendo en cuenta la belleza de los hombres surcoreanos.

Una mujer de 58 años relataba lo siguiente: “Soy coreana criada a la antigua y me duele decir que me mantengo unida a mi esposo solo para no ser marginada por la sociedad. Aquí la sociedad tiene mucho poder para destruir a las personas. Sé que mi esposo no es lo que yo pensé en un principio, pero al ver mi futuro marginada por todos, y ver el otro tranquila en casa sin pensar en lo que él esté haciendo, prefiero aguantar sus infidelidades”.

Para aquellas de ustedes que han visto dramas coreanos, se habrán dado cuenta de que el adulterio es un tema frecuente. “Secret Love Affair”, “Valid Love”, “Temptation”, “A Word from Warm Heart”, “Pink Lipstick” y “Home Sweet Home” son sólo algunos entre los numerosos dramas que implican relaciones extramaritales. En algunos de ellos, la gente incluso va a la cárcel por cometer adulterio. Así que algunas de ustedes podrían pensar, “¿Espera un minuto, el adulterio era ilegal en Corea del Sur?” Sí, sin duda lo era. La ley constituía que cualquier adúltero y su pareja eran responsables de hasta dos años de cárcel si se probaba culpabilidad.

Bueno, ya no más. El adulterio ya no será castigado por la ley en Corea. Dicha ley estuvo en vigor durante 62 años hasta que el Tribunal Constitucional de Corea declaró inconstitucional por siete votos contra dos. El presidente del tribunal de ese entonces, Park Han Chul, declaró: “A pesar de que el adulterio debe ser condenado como inmoral, el poder del Estado no debe intervenir en la vida privada de los individuos”. La ley fue creada originalmente con la intención de proteger los derechos de la mujer en los matrimonios. Los defensores de la abolición de la ley han alegado que la igualdad de derechos ha mejorado en Corea y la ley en realidad podría ser usada para echar la culpa a las mujeres que cometían adulterio.

En conclusión, según datos estadísticos existe un alto índice de infidelidad en Corea del Sur, con o sin ley,  un porcentaje considerable de hombres y de mujeres coreanas han sido infieles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *